DELINCUENTE  
 

En 1984, luego del éxito de su primer rodaje con Pedro Fernández, Lucero filmó su segunda película: DELINCUENTE. Para ese entonces, el galán ya estaba casado, situación que a nuestra protagonista no le agradaba. Pedro había dejado huella en ella, no solamente por ser buen actor, sino por sus sentimientos, su honestidad, su sencillez.

Era el novio ideal, aunque nunca tuvo oportunidad de confirmarlo. Aun así, aceptó el papel protagonice. Se sentía muy acoplada a este joven galán que la miraba con seguridad, pero también con ternura. "La historia me encantó. Por desgracia, él ya estaba casado, pero me seguía gustando. Tiene muchas cualidades: es muy sensible y de trato muy fino".

PORTADA PELICULA DELICUENTE

 

lucerito y pedrito fernandez DELICUENTE